Los océanos cubren alrededor del 70 por ciento de la superficie de la Tierra, y que alrededor del 97 por ciento de toda el agua en y dentro de la Tierra es salada, hay mucha agua salada en nuestro planeta. nunca te has preguntado, ¿Por qué el agua del mar es salada? Descubre aquí cómo el agua de los mares se volvió salada.

¿Por qué el agua del océano es salada?

Puede que sepas que los océanos cubren alrededor del 70 por ciento de la superficie de la Tierra, y que alrededor del 97 por ciento de toda el agua en y dentro de la Tierra es salada – hay mucha agua salada en nuestro planeta. Según algunas estimaciones, si la sal en el océano pudiera ser removida y esparcida uniformemente sobre la superficie terrestre de la Tierra, formaría una capa de más de 166 metros de espesor, aproximadamente la altura de un edificio de oficinas de 40 pisos (Fuente: NOAA). Pero, ¿de dónde vino toda esta sal? Si te adentras en las historias populares y en la mitología verás que casi todas las culturas tienen una historia que explica cómo los océanos se volvieron salados. La respuesta es realmente muy simple. La sal en el océano proviene de las rocas en la tierra. Así es como funciona…

De la lluvia a la tierra y de los ríos al mar

La lluvia que cae sobre la tierra contiene algo de dióxido de carbono disuelto del aire circundante. Esto hace que el agua de lluvia sea ligeramente ácida debido al ácido carbónico. La lluvia erosiona físicamente las rocas y los ácidos las descomponen químicamente y transportan sales y minerales en estado disuelto en forma de iones. Los iones de la escorrentía son llevados a los arroyos y ríos y luego al océano. Muchos de los iones disueltos son utilizados por los organismos en el océano y son eliminados del agua. Otros no se agotan y se dejan durante largos períodos de tiempo en los que sus concentraciones aumentan con el tiempo.

Los dos iones que están presentes con más frecuencia en el agua de mar son el cloruro y el sodio. Estos dos constituyen más del 90% de todos los iones disueltos en el agua de mar. Por cierto, la concentración de sal en el agua de mar (salinidad) es de unas 35 partes por mil. En otras palabras, alrededor de 35 de 1.000 (3,5%) del peso del agua de mar proviene de las sales disueltas; en una milla cúbica de agua de mar el peso de la sal, en forma de cloruro de sodio, sería de unos 120 millones de toneladas. Y, para que no pienses que el agua de mar no tiene valor, una milla cúbica de ella también puede contener hasta 25 libras de oro (a una concentración de 0,000005 partes por millón). Antes de que salgas y pruebes la alquimia con agua de mar, piensa en lo grande que es una milla cúbica (¡una milla cúbica contiene 1.101.117.147.000 galones!).

La sal también sube desde abajo.

Los ríos y la escorrentía superficial no son la única fuente de sales disueltas. Los respiraderos hidrotérmicos son rasgos recientemente descubiertos en la cresta de las crestas oceánicas que aportan minerales disueltos a los océanos. Estos respiraderos son el punto de salida en el fondo del océano desde el cual el agua de mar que se ha filtrado en las rocas de la corteza oceánica se ha calentado, ha disuelto algunos de los minerales de la corteza y luego fluye de nuevo hacia el océano. Con el agua caliente vienen grandes cantidades de minerales disueltos. Las estimaciones de la cantidad de fluidos hidrotérmicos que fluyen ahora por estos respiraderos indican que todo el volumen de los océanos podría filtrarse a través de la corteza oceánica en unos 10 millones de años. Por lo tanto, este proceso tiene un efecto muy importante en la salinidad. Sin embargo, las reacciones entre el agua de mar y el basalto oceánico, la roca de la corteza oceánica, no son unidireccionales; algunas de las sales disueltas reaccionan con la roca y se eliminan del agua de mar.

Un proceso final que proporciona sales a los océanos es el vulcanismo submarino, la erupción de volcanes bajo el agua. Este proceso es similar al anterior en el sentido de que el agua de mar reacciona con la roca caliente y disuelve algunos de los componentes minerales.

Escribe un comentario